Faustino Martín Sanz nació en Torregalindo (Burgos) para años después trasladarse a Madrid y comenzar a trabajar en el sector hostelero a la temprana edad de once años.  Pasado algún tiempo y gracias a su duro trabajo, pasa a formar parte del equipo de La Cafetería Rocas Blancas, donde compartió su tiempo con el gran hostelero y amigo Miguel Angel Albert, quién le transmitió grandes conocimientos además de ser quien le introdujo en la Cofradía del Ciento. En ella están los cien mejores hosteleros de España que con su sabiduría y experiencia han seguido creando nuevos profesionales a través de La Escuela Superior de Gastronomía y Turismo de Toledo. Años más tarde, y movido por la vitalidad e ilusión por su trabajo,  decide abrir junto con sus cinco hermanos un negocio por cuenta propia: El Rincón de Madrid, un pequeño bar situado en la emblemática plaza de San Ginés. En vista del éxito obtenido con este proyecto, deciden a su vez abrir una cafetería con el mismo nombre, situada junto a la Puerta del Sol.

El “Hotel Spa La Casa del Convento” es posible tras muchos años de esfuerzo y trabajo familiar.

Considerado como uno de los cien mejores cocineros de España, comenzó su trayectoria profesional en 1954. Como proyecto de jubilación, compró junto a su familia unos terrenos en Chinchón, y poco a poco consiguieron crear de la nada un gran complejo. Faustino decide montar junto a su mujer e hija : un  restaurante más selecto en el que la calidad y la atención al cliente sea lo más importante. Eligen como espacio para desarrollar su negocio familiar, un paraje único del Siglo XVI dónde además alberga un exclusivo hotel con 5 Suites y un Spa privado con asesoría estética, ofrecen un sin fin de tratamientos y servicios.